Un policía debía cuidarla y abusó de ella: "Ese degenerado me arruinó la existencia"

SALTA 29 de octubre de 2021
La mujer había denunciado a su marido por amenazas. Le asignaron un policía para que custodie su casa. A la madrugada se acostó en su cama y la manoseó. Está detenido.
11-Columna-Abuso_sexual
Imagen ilustrativa

María (nombre ficticio) había denunciado a su marido por amenazas y el Juzgado de Violencia Familiar y de Género de Salta le asignó una custodia policial en su casa, ubicada en la zona este de la capital salteña. Pero el efectivo que debía protegerla, abusó de ella. "Se acostó en mi casa, me dio vuelta y me manoseo", relató. 

"Ese degenerado me arruinó la existencia", contó María, entre lágrimas de angustia y dolor. El martes pasado, el efectivo Alberto Rubén Martínez fue a su casa y le explicó que le habían asignado la tarea de cuidarla. Ella, que no confía en la Policía, lo dejó pasar porque entendió que era por su seguridad. Tenía miedo que su marido aparezca a mitad de la noche.

"Encendí el televisor para que él pueda entretenerse y no quedarse dormido. Me fui a dormir y como a las tres de la madrugada, me despertó. Me dijo que me corra contra la pared y se acostó en la orilla de la cama. Me dio vuelta y me comenzó a manosear, a tocarse. Me decía que lo bese mientras su arma estaba en la cama, al lado de mi cabeza. Yo le pedía que no me haga nada y él me respondía que se había tentado. Estaba en bóxer y remera", le contó la mujer al periodista Ángel Mansilla de Central Policial (CNN Salta). 

En el momento en que Martínez abusaba de María un patrullero estacionó en la puerta de la vivienda. Hizo juego de luces y como Martínez no salía, activó la sirena. Al escuchar el sonido, el efectivo se levantó de la cama y fue a cambiarse en la cocina. María aprovechó para salir y pedir ayuda. "Le conté al oficial lo que había pasado. Después él salió prendiéndose los pantalones y acomodándose la camisa. Estaba nervioso y caminaba para todos lados. Su jefe le dijo que se quede quieto y que si realmente no había hecho nada, que este tranquilo. El oficial se dio cuenta que yo no estaba mintiendo", agregó y denunció: "me comentaron que este policía ya tiene una denuncia por violencia de género, y sin embargo está dentro de la fuerza".

Finalmente, Martínez quedó detenido y este viernes fue imputado por el delito de abuso sexual simple agravado por ser cometido por personal perteneciente a las fuerzas de seguridad en ocasión de sus funciones. La investigación está en manos de fiscal penal 1 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Sergio Federico Obeid. María espera que lo sucedido marque un precedente en la Policía de Salta no solo para que no contrate abusadores y violentos sino también para deje de apañarlos. María está destruida y siente que más allá de toda la acción legal, su vida quedó marcada para siempre. "A mi solo me tenían que cuidar y me hizo todo esto". 

Te puede interesar