Denuncias cruzadas en el caso de un adolescente golpeado por un grupo de rugbiers en Salta

SALTA 19 de octubre de 2021
El joven está internado desde el fin de semana. Familiares de los rugbiers niegan que lo hayan golpeado grupalmente y aseguran que él inició la pelea.
TPRA6NU7PJB6VMYHBKLX26W74M
El presidente de la Unión de Rugby de Salta, Carlos Martearena

Un adolescente de 17 años está internado en una clínica privada desde el sábado pasado tras recibir una brutal paliza por parte de un grupo de rugbiers en una fiesta en Campo Quijano. No logra recuperarse de los golpes, según contó su papá, quien además indicó que su hijo estaba conversando con una chica cuando los agresores lo atacaron. La familia de los acusados, por su parte, asegura que la víctima comenzó la pelea. 

Según el relato del padre de la víctima, los responsables de la agresión en patota son Juan Cruz Aranda, jugador del Jockey Club y de Los Pumitas; Tomás Russo, Tomás Colque y Carlos Martearena, hijo del presidente de la Unión de Rugby de Salta. Detalló que su hijo no es agresivo y que él estaba conversando con una chica cuando uno de los jóvenes comenzó a insultarlo y a escupirlo. Indicó que Aranda lo cabeceó y lo tiró al suelo. Después se sumaron Russo, Colque y Martearena, detalló. 

58512-jugadores-de-rugby-del-jockey-atacaron-en-patota-a-un-joven-en-salta

Por su parte, el titular de la Unión de Rugby de Salta y padre de otro de los implicados, emitió un comunicado contando su versión de los hechos, en la que expresa: "En relación con los hechos que trascendieron públicamente, en el que se pretende involucrar a mi hijo Carlos Martearena en un supuesto acto de violencia grupal, me veo en la obligación de efectuar la siguiente aclaración, para evitar que se continúe difundiendo una versión tergiversada y alejada de la realidad. Durante una fiesta, que tuvo lugar en la noche del sábado pasado, mi hijo tuvo una discusión con uno de los jóvenes que se encontraba en el lugar. En el marco de ese intercambio de palabras Carlos sufrió, de manera repentina, un golpe de puño en su rostro que le provocó la fractura del tabique nasal, con abundante pérdida de sangre, circunstancia que determinó la necesaria y urgente atención médica (debe ser intervenido para enderezar el tabique)". "Carlos fue víctima de su denunciante y no tuvo participación alguna en los hechos que sucedieron con posterioridad", aseguró.

Te puede interesar