Once policías de Orán a juicio por torturas

SALTA 01 de septiembre de 2021
El juez Garantías 1 de Orán, Francisco José Oyarzú, ordenó la elevación a juicio de la causa que se sigue en contra de once policías que prestaban servicio en la Brigada de Investigaciones de esa ciudad.
BRIGADA-DE-ORAN-VIOLENCIA-POLICIAL

En la causa, Enzo Matías Anagua fue acusado de los delitos de privación ilegítima de la libertad, tortura y lesiones leves en concurso ideal, y falsedad ideológica en calidad de autor en concurso real.

Por su parte, Carlos David Morales; Gerardo Ricardo Paez; Pedro Daniel Smiter; y Héctor Gustavo Calleja fueron imputados por la fiscalía interviniente como autores de los delitos de privación ilegítima de la libertad, tortura y lesiones leves en concurso ideal, todo en concurso real.

Pablo David Ferrufino; Raúl Gabriel Luna; Rodolfo Jesús Guerrero y Luis Jesús Ariel Tarraga fueron acusados del delito de omisión de evitar la comisión del delito de tortura. Finalmente, César Luis Alberto Pineda y Fredy Omar Martínez fueron imputados de los delitos de omisión de evitar la comisión del delito de tortura y falsedad ideológica en calidad de partícipes necesarios en concurso real.

De las tareas investigativas, surgió que los imputados citaron al denunciante para que prestara declaración testimonial en la Brigada de Investigaciones 2, a raíz del robo producido en el Supermercado Comodín de Orán. Una vez allí, cometieron un claro exceso en el ejercicio de sus funciones y sin que existieran motivos razonables ni una orden de la autoridad competente, privaron ilegítimamente de la libertad ambulatoria al denunciante, a quien retuvieron desde las 18 del 8 de abril, hasta la madrugada del día siguiente, esposado y sin que pudiera irse de la dependencia policial.

El accionar ilícito de los detenidos se extendió hacia el despliegue de conductas del delito de torturas, ya que infligieron tormentos físicos y psíquicos, de carácter grave con el fin concreto de intimidar al denunciante, para obtener una confesión que atribuyera responsabilidades por el robo al supermercado a personas determinadas, en función de las líneas investigativas que resultaban en beneficio de la intención del personal para resolver la causa.

Los actos se desarrollaron a través de múltiples golpes y la colocación en la cabeza de la víctima de bolsas plásticas, para intentar quebrantar su voluntad. También exhibieron y prendieron un taladro, con el que amenazaron con provocarle lesiones y a través de un recorrido en un vehículo por las calles del barrio 20 de Febrero, donde nuevamente lo amenazaron con llevarlo al basural, lugar en el que manifestaron que lo iban a matar y que se cuidara de denunciarlos, por lo que lo iba a pasar mal, él y su familia.

Te puede interesar