Buenos Aires: Los femicidios representaron el 79% de los homicidios dolosos

FEMICIDIO 20 de agosto de 2021
Así surge del trabajo realizado por el área de Análisis Criminal y Planificación de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM).
27aa6efcd26d056c0f9d538bee5a6268995583ac

Durante 2020 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se produjeron 19 homicidios dolosos de personas con identidad femenina, de los cuales 15 fueron femicidios o transfemicidios/travesticidios. La información surge de la sexta edición del informe “Femicidios y homicidios dolosos de mujeres en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires” que la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM), a cargo de Mariela Labozzetta, realiza desde 2015.

De acuerdo al documento elaborado por la UFEM, los femicidios y transfemicidios/travesticidios representaron el 79% de los homicidios dolosos de personas de identidad femenina en esa jurisdicción para el año 2020. Si se compara con el período 2019, las víctimas femeninas de homicidios dolosos fueron 19, lo que implicó un aumento del 12%. Sin embargo, se mantuvieron iguales a la cifra de 2018.

En el informe se puso de relieve que creció la incidencia de la violencia de género al interior del universo de muertes violentas de mujeres, con el mayor registro proporcional del período 2015-2020: ocho de cada diez homicidios de mujeres en la Ciudad de Buenos Aires fueron femicidios.

El 80% de los femicidios fueron cometidos en espacios privados (vivienda de la víctima o agresor o el hogar compartido) mientras que el 20% ocurrió en el espacio público. En este contexto, aumentó significativamente la cantidad de casos de mujeres en situación de calle que fueron víctimas de femicidios/transfemicidios: cuatro de los quince casos relevados.

Al momento de analizar las situaciones, el informe indica que en casi un tercio de los femicidios se utilizó el fuego como instrumento para llevar adelante el ataque. Añade que durante 2020 se observó una mayor presencia de violencia extrema contra las personas trans/travestis respecto de los últimos años. Por otra parte, un 33% de las víctimas murieron por la aplicación de la fuerza física corporal directa (golpes) como elemento para producir la muerte.

En diez de los quince casos de femicidios se relevaron antecedentes de violencia entre la víctima y el victimario, independientemente de haberse formalizado la denuncia penal, donde se evidenció la violencia bajo sus modalidades psicológicas, físicas y ambientales.

Dentro de esos diez casos, en cinco existían registros de alguna denuncia judicial de la víctima hacia el victimario (con hasta tres denuncias previas en un caso), incluyendo una víctima con medidas de restricción de acercamiento y botón antipánico vigentes al momento del hecho. Si se hace foco en las víctimas, por lo menos nueve de ellas tenían hijos/as, mientras que una cursaba un embarazo de dos meses al momento del femicidio.

Acerca de los victimarios, se resalta que en los femicidios lo clave es la existencia de vínculo previo y de proximidad, así como la prevalencia de un solo autor y víctima por hecho. Esto lo diferencia de los homicidios sin motivos de género donde existe menor grado de conocimiento previo entre las partes y una mayor proporción de victimarios por cada víctima.

Al momento de cierre del relevamiento, siete de las quince causas por femicidio se encontraban elevadas a juicio, cinco en proceso de investigación y tres archivadas por extinción de la acción penal por fallecimiento del imputado.

Te puede interesar