Las huellas papilares en la escena del crimen

COLUMNAS 18 de agosto de 2021
En su columna semanal en el programa Central Policial, el licenciado en Criminalística, Ramiro Canavidez Toledo, habló sobre las huellas papilares en la escena del crimen. “Son muchas veces indicios claves porque nos terminan relacionando una persona con un lugar en particular, con un objeto o con una escena donde se sospecha que se cometió un homicidio.
2015-0901-dactiloscopia_jvucetich_04

Para definir a las huellas papilares, Canavidez hizo referencia al principio de la identidad dentro de la criminalística, que se refiere al conjunto de características que pueden ser congénitas o adquiridas. “En ese sentido, cada uno de nosotros tenemos huellas que son propias de nosotros mismos. Los principios de esta ciencia dicen que nuestras crestas papilares son inmutables, es decir que no van a cambiar a lo largo de la vida, también son perennes, que permanecen, y tienen una variedad infinita, es decir que no existen dos personas con la misma identidad dactiloscópica”, detalló. 

1

El especialista explicó que cuando una persona va a la Policía a hacer el trámite de antecedentes se toman las impresiones dactilares, que luego se clasifican y de ahí se extraen cuatro tipos fundamentales. “Hubo un caso donde dos gemelos tenían los mismos tipos fundamentales pero la papiloscopía también busca puntos característicos, de acuerdo a las conformaciones de los poros. Estos se llaman islote, punto, bifurcación, horquilla y muchos más. Nosotros cuando queremos determinar el rasgo de una persona que encontramos en una escena del crimen, tenemos el elemento dubitado, que es lo que se levanta en la escena (el rastro papilar) y el indubitado, que debería ser la ficha de las impresiones dactilares del imputado, que se llama ficha decadactilar. Cuando comparó el rastro y la ficha, primero lo clasifico y veo los tipos fundamentales, y luego busco los puntos característicos. Como cada persona es idéntica a sí misma, la probabilidad de éxito es del 99.9 %”, detalló. 

Canadivez Toledo también mencionó que hay técnicas modernas donde se aplicó la necropapiloscopia a personas que tuvieron muertes violentas. “La ciencia permitió que a través de diferentes técnicas de la física y química se puedan hacer, las crestas papilares, lo más idóneas posibles para llegar a la identificación positiva de una persona que, por ejemplo, murió carbonizada. El cadáver de Santiago Maldonado, que estuvo sumergido durante bastante tiempo, se pudo identificar de forma dactiloscópica”, finalizó.  

Te puede interesar